Iberia se posiciona como la nueva ruta de conectividad

Las nuevas tendencias tecnológicas, como el Big Data o el Internet de las Cosas, demandan unos requerimientos de conexión a nivel mundial –en términos de menores tiempos de respuesta y reducción de latencia– que han puesto en evidencia la necesidad de buscar rutas alternativas a las ya existentes, capaces de mejorar el creciente flujo de datos.

Las denominadas autopistas de la información, creadas a principios de los 90, han funcionado como una auténtica red internacional de conexión gracias a las largas extensiones de cableado de fibra óptica terrestre y cableado submarino que las conforman. En este sentido, aquellas zonas geográficas del actual mapamundi de las telecomunicaciones, que cuentan con una elevada densidad de cableado, son precisamente las principales rutas de conexión mundiales existentes. Entre ellas, cabe destacar la ruta de la costa este norteamericana con el norte de Europa y Reino Unido, las principales metrópolis californianas con Japón y las urbes del Mar de China y el eje que une a través de la costa atlántica Latinoamérica con Estados Unidos. Todas estas rutas, aunque imprescindibles, no son suficientes para responder a los nuevos retos tecnológicos.

Para reforzar el actual entramado de redes mundial, se ha intensificado la búsqueda de nuevas rutas alternativas que desatasquen el tráfico creciente de datos. Si ponemos la mirada en Europa, una opción especialmente interesante sería la Península Ibérica.

 

imagen de mapa de conectividad centrado en la península ibérica

Un hub de primer nivel

En este contexto, Iberia puede convertirse en un hub imprescindible dentro del mapa de conectividad mundial. La situación geográfica a caballo entre África, la Europa Mediterránea y el norte continental, su mirada hacia el otro lado del Atlántico y su fuerte conexión cultural con Latinoamérica convierten a nuestra península en un nodo de conexión de gran potencial a nivel global.

Iberia, como hub de conectividad de primer nivel dentro Europa, se alzaría como una alternativa mediterránea a Marsella de entrada  del tráfico de datos procedente de África y de Oriente Próximo, y a los centros de conectividad del norte de Europa, como Irlanda, Londres o Ámsterdam, en la optimización de la comunicación con Norteamérica. Sin olvidarnos de los mercados sudamericanos, conectados al resto del globo a través de Estados Unidos, y que podrían contar con Iberia como un nuevo nodo de comunicación con el exterior.

España y Portugal jugarán un papel decisivo en el ámbito de las telecomunicaciones a nivel mundial si realizan las inversiones adecuadas en infraestructura y cableado. De momento, ya se han dado pasos en la buena dirección, como la aparición de nuevos proyectos de cables submarinos a lo largo de la costa ibérica, como MAREA, que unirá Bilbao con Nueva Jersey y supondrá una nueva alternativa a las rutas que unen Estados Unidos y el norte europeo. Igualmente se están ideando proyectos como ORVAL, que pretende conectar el noroeste africano a través de la ruta Valencia-Orán (Argelia), y EllaLink, un proyecto planeado entre los gobiernos de Brasil, Portugal y España, que pretende comunicar diferentes ciudades brasileñas con Madeira, Canarias, Cabo Verde y la Península Ibérica.

Los data centers actúan como catalizadores

Los data centers de última generación son el aliado perfecto para hacer llegar estas vías de conectividad a los diferentes actores del sector. Su papel de catalizador en la interconexión entre organizaciones de todo tipo, proveedores de telecomunicaciones, Puntos Neutros de Intercambio de Tráficos y compañías de servicios cloud es determinante.

Para impulsar el desarrollo de Iberia como hub de conectividad mundial, en Itconic hemos diseñado un ecosistema de interconexión que se apoya fundamentalmente en nuestros cinco data centers neutrales (Madrid x2, Barcelona, Sevilla y Lisboa) y que se alza como el más completo de España y Portugal dado que nos permite estar más cerca de nuestros clientes y de sus centros de negocio, al tiempo que nos da acceso a las principales rutas de cable submarino y terrestre del mundo. Desde nuestro data center de Lisboa nos conectamos con África y América del Sur, desde Barcelona nos unimos a las principales rutas europeas y con nuestros centros madrileños llegamos al resto de vías de comunicación mundiales. Al acceder a todas estas rutas, desde Itconic servimos como un elemento de distribución de tráfico de datos y de comunicación eficaz y de confianza.