Cómo hacer que los automóviles inteligentes sean una realidad en las carreteras

Russell Poole, Director General de Equinix en Reino Unido

Está previsto que, gracias a la implantación de la interconexión, la capacidad de ancho de banda aumente en un 54% en el sector manufacturero para 2020, por lo que es clave que los servicios de colocation ayuden a los fabricantes de automóviles a desarrollar e implementar una arquitectura orientada a la interconexión para ayudarles a desarrollarse en un mundo cada vez más conectado.

Los futuros conductores imaginan que sus automóviles funcionarán como «smartphones sobre ruedas» que les permitirán ver películas, leer libros electrónicos y conectarse fácilmente a sus dispositivos móviles. Sin embargo, las verdaderas ventajas de los coches conectados son mucho más significativas; se estima que los coches conectados podrán evitar 10.000 muertes y alrededor de 500.000 heridos solo en Estados Unidos. Esto se debe principalmente a los datos que generan, que maximizan la seguridad al proporcionar información valiosa tanto sobre el coche, monitorizando a otros usuarios de la carretera y detectando averías del vehículo, como sobre el conductor, mediante su ubicación, historial de conducción y hábitos de utilización.

Sin embargo, estas ventajas suponen grandes desafíos y una estrategia de interconexión es esencial para afrontarlos.

Desafíos de la conectividad

Los coches conectados usan grandes cantidades de datos. En solo una hora, un coche conectado subirá 25 GB a la nube, superando la capacidad de almacenamiento de la mayoría de los smartphones modernos, lo que equivale aproximadamente a 12 películas en alta definición. En total, se usarán alrededor de 4.000 GB al día. Para poner esto en perspectiva, un hospital inteligente usará alrededor de 3.000 GB.

Como resultado, la seguridad cibernética en torno a los coches conectados supone una gran preocupación. Recientemente, los hackers atacaron el software Uconnect de los coches Fiat Chrysler para controlar un jeep a distancia, inutilizando su motor y frenos, lo que provocó que se estrellara. Resulta alarmante ya que en los coches actuales hay alrededor de 100 unidades de control eléctrico y más de 100 millones de líneas de código, que provienen de varios proveedores, de forma que ninguna persona u organización individual tiene el control del código fuente del vehículo. Sin embargo, los servicios de seguridad en la nube a menudo pueden encontrar y corregir las amenazas antes de que estas puedan infiltrarse en el vehículo y, a la vez, facilitar las actualizaciones en tiempo real.

El sector de los seguros es un excelente ejemplo de cómo los coches conectados ya han forjado el cambio. El 90 % de los accidentes automovilísticos se atribuyen a un error humano, a medida que disminuye el riesgo de accidentes, también lo hace la necesidad de un seguro. Como tal, muchas aseguradoras están mitigando esta amenaza calculando el riesgo mediante la utilización de datos sobre dónde, cuándo y cómo conduce el asegurado en lugar de un modelo basado en la experiencia. Por lo tanto, la industria depende de datos precisos para determinar las primas. El debate sobre si estos datos deberían almacenarse en la nube ya está en pleno apogeo y ¿cómo podremos hacer frente a los requisitos de datos?

Permitiendo un nuevo tipo de demanda de datos a través de la interconexión

El hecho de que los coches viajen agrega un nivel adicional de complejidad, ya que expanden y redefinen constantemente los límites de la red. Es importante para la seguridad del usuario que los coches conectados permanezcan en estos límites digitales, para que los conductores puedan continuar recibiendo alertas sobre peligros inmediatos y consejos sobre rutas más seguras. Esto es algo que las infraestructuras IT tradicionales fijas y aisladas no pueden garantizar, ya que su diseño impide la recopilación y el procesamiento de grandes volúmenes de datos y no pueden facilitar la expansión de las áreas de red.

Para garantizar el futuro éxito del coche conectado, debemos asegurarnos de que los data centers estén equipados para hacer frente a un nuevo tipo de demanda de datos. Tendrán que ser capaces de:

  • Priorizar y reaccionar a los datos en tiempo real.
  • Evitar el acceso público a Internet, para garantizar que los datos personales sobre la ubicación y movimiento se almacenan y analizan en un entorno seguro.
  • Garantizar una conexión continua y de alto rendimiento para acceder a nubes, redes y socios, tanto si un vehículo está viajando por Londres como por Río de Janeiro.

Los fabricantes de automóviles requieren estrategias y arquitectura de IoT y Big Data que ofrezcan funcionalidades de IT e interconexión distribuidas a nivel mundial para la captura de datos en tiempo real. Los data centers como Equinix ofrecen servicios globales de colocation e interconexión estratégicamente ubicados para satisfacer estas necesidades. Pueden recopilar, almacenar, procesar y analizar datos al mismo tiempo que permiten a las empresas, redes y proveedores de la nube acceder a ellos de forma segura. Fundamentalmente, pueden garantizar que el digital edge esté disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana en cualquier lugar a través de la colaboración de la nube, la movilidad y el IoT, lo que reduce los tiempos de espera y mejora la experiencia del usuario.

Lea más acerca de cómo un enfoque directo y seguro de interconexión a su infraestructura IT automovilística le ayudará a desarrollar una estrategia eficiente y efectiva para administrar Big Data de vehículos conectados.